Los tres tipos de tejados más comunes

Aunque las cubiertas y tejados están diseñados para tener cierta robustez y ofrecer una vida operativa útil, nunca está de más contar con una firma especializada en la reparación y rehabilitación de cubiertas y tejados. De esta forma, cuando haya algún problema, podrán llevar a cabo la reparación pertinente sin tener que cambiar toda la cubierta o las tejas.

¿Cuáles son los tipos de tejados más comunes?

Al igual que los cimientos deben ser firmes y los materiales de construcción deben ser de buena calidad, el tejado es otro aspecto que hay que tener en cuenta y para el que no hay que utilizar cualquier material, sino también de buena calidad.

El tejado a una vertiente es una cubierta que se caracteriza por contar con un solo lado; de esta forma, un lateral es más elevado que el resto. La cubierta, en este caso, tiene un desnivel constante desde lo más alto hasta la parte más baja, lo que facilita que no se produzcan acumulaciones de agua.

El tejado a dos aguas se caracteriza por contar con dos tipos de vertientes de líquidos. Por norma general, el punto más alto suele estar ubicado en medio de la cubierta, aunque puede variar. Desde ese mismo punto, los líquidos bajan por una vertiente u otra hasta los lados del tejado, con lo que se consigue repartir mejor el peso.

Para finalizar, nos encontramos con el tejado a cuatro aguas, del cual podemos decir que es una modificación del anterior. En lugar de tener dos lados más altos, encontraremos cuatro.