Los problemas de filtraciones en los edificios

Las filtraciones se producen cuando el agua se cuela en el interior de un edificio. Un problema que puede derivar en la aparición de humedades y que afectaría a paredes, fachadas, muros, cubiertas, tejados, etc. Atajar los problemas de filtraciones es uno de los trabajos de reparación y rehabilitación de cubiertas y tejados más habituales.

¿Cómo actuar ante una filtración de agua?

El agua que se acumula en el exterior es la que puede filtrarse al interior de los muros de un edificio. Y lo hace a través de los poros del material de construcción o por grietas y fisuras. El problema viene por el hecho de que tanto los muros como los techos y las paredes de las viviendas no se hallan bien impermeabilizados.

Pero, ¿cómo puede acumularse el agua? La causa principal es el exceso de lluvias, cuando el agua se acumula en los tejados y cubiertas de las casas. No obstante, también puede deberse a una rotura en los bajantes del edificio o a una mala o nula impermeabilización.

La reparación y rehabilitación de cubiertas y tejados en estos casos es un asunto prioritario. Los problemas que se pueden generar en la vivienda y en el edificio a raíz de unas filtraciones pueden ser muy graves.

La primera actuación que debemos realizar es localizar el punto donde se produce la filtración. A continuación, hay que reparar de inmediato las zonas afectadas e impermeabilizar. Por último, hay que llevar a cabo una labor de mantenimiento periódica en la que se limpien las terrazas, azoteas, canaletas y sumideros.